Las guerras son seguramente una de las peores lacras que acompañan la humanidad desde siempre. Además de las muertes y destrucción que generan, suelen tener consecuencias mucho más duraderas, como la miseria, el hambre y las enfermedades; y más tarde una cicatriz que perdura varias...